EFECTIVIDAD DEL LIDERAZGO I: UN NUEVO ENFOQUE QUE APLICA A TODOS

 
 
 
susana-gomez-foronda.jpg

Tradicionalmente hemos asociado Liderazgo con, al menos, una de estas cosas:

  • Persona de referencia que tiene una serie de características que le convierten en una especie de “héroe” o “heroína” y, como tal, se convierte en un modelo de referencia para las personas que desean progresar y tener éxito. La lista de “héroes de referencia a los que copiar” es muy diversa e incluye personajes como Alejandro Magno o Steve Jobs, pasando por Marie Curie, Nelson Mandela, Margaret Thatcher y Rafael Nadal.

  • Posición dentro de una organización que tiene personas a su cargo. Esta asociación vincula el liderazgo con roles organizativos y puestos de trabajo concretos que normalmente llevan asociados el título de director, gerente o supervisor.

Estas asunciones conscientes e inconscientes son tremendamente perversas para la sociedad y especialmente para las organizaciones, porque la mayor parte de los mortales ni tienen posiciones de dirección ni son Nelson Mandela.

Nos hemos quedado con la superficie (personaje o rol) y se nos ha pasado por alto la esencia, que viene determinada por la capacidad que subyace al éxito de los personajes anteriormente mencionados o a la expectativa que tenemos de las personas en las que se confía para determinadas posiciones: “la capacidad de liderar con efectividad tu realidad”.

Y esto, no solo es un derecho y un deber de todas y cada una de las personas, sino que, adicionalmente, está al alcance de todos porque todos tenemos una realidad que gestionar y de la que hacernos cargo. La recepcionista, el estudiante de la ESO y el CEO de una compañía tienen una realidad de la que ocuparse, les guste o no, una realidad de la que son los últimos responsables y sobre la cual pueden y deben actuar.

Este nuevo paradigma implica pasar de un “enfoque binario” del liderazgo (líder SI o NO) a un “enfoque continuo” donde todos somos líderes y el interrogante se sitúa en tu gradiente de efectividad como líder. Eso implica que habrá personas muy efectivas, medianamente efectivas o escasamente efectivas como líderes, pudiendo graduar la escala tanto como se considere adecuado.

Podríamos definir el concepto de Efectividad del Liderazgo como “la capacidad de una persona de transformar sus intenciones en realidad, de modo que esta se posicione como Líder (o protagonista) de la misma”. Este enfoque permite democratizar y desmitificar el liderazgo y lo convierte en una capacidad al alcance de todos.

La investigación realizada por Bob Anderson (The Leadership Circle) muestra con rotundidad que la Efectividad del Liderazgo correlaciona positivamente con el rendimiento empresarial, y tiene un impacto estimado alrededor de un 40% en los resultados de una organización.  

Efectividad del Liderazgo.png

El 40% de los resultados empresariales están vinculados a la Efectividad del Liderazgo.

La investigación realizada por Bob Anderson (The Leadership Circle) muestra con rotundidad que la Efectividad del Liderazgo correlaciona positivamente con el rendimiento empresarial.

¿Te interesa conocer cómo funciona la dinámica de la Efectividad del Liderazgo? Puedes hacerlo en la segunda parte de este artículo: “Efectividad del Liderazgo II: La dinámica Intención-Acción-Impacto”.

SUSANA GÓMEZ FORONDA. Experta en Estrategia, Organizaciones y Liderazgo.
Sígueme en Linkedin



Compartir