ESTE VERANO ... AÑÁDELE UN "SELF" AL "USER EXPERIENCE"

 
 
 
susana-gomez-foronda.jpg

En los últimos años el “factor experiencial” ha ganado protagonismo en el mundo empresarial y ha pasado a formar parte de la agenda estratégica de prácticamente todas las organizaciones. Experiencia de Usuario (UX), Experiencia de cliente (CX) y Experiencia de Empleado (EX) son conceptos familiares en la economía del siglo XXI donde los intangibles se han convertido en el factor diferencial de la interacción de una empresa con sus clientes, consumidores, empleados, …. y en definitiva, con todos y cada uno de sus grupos de interés.

Y tiene todo el sentido, porque una vez situados en medio de la tormenta de la denominada “trasformación digital” creo que ya nos ha quedado a todos bastante claro que el tema va más de personas que de tecnología y que, si vamos a la base del asunto, la transformación digital no es ni mas ni menos que un cambio del modelo de negocio que se sustenta en un cambio sustancial del modelo de relación entre la empresa y sus stakeholders. Y que, mientras que el reto tecnológico esta mas que superado, seguimos atascados en el modelo de relación. Nada extraño, ya que por compleja que pueda parecer la tecnología, los seres humanos somos infinitamente mas complejos. Y esta complejidad no solo es patente a nivel individual, sino que crece exponencialmente cuando la llevamos al ámbito de las relaciones.

Y es que en el ámbito de las relaciones, temo decir que sacamos el aprobado justito y eso si toca un día en el que no se nos han complicado mucho las cosas. Y es difícil que pasemos del bien o del notable bajito, básicamente porque ni estudiamos ni hacemos los deberes. Pretendemos construir relaciones sanas y efectivas con los demás, sin haber construido una relación sana y efectiva con nosotros mismos.

Porque antes de la relación con el otro, antes de la “experiencia del otro”, está la relación con uno mismo, la experiencia de mí mismo o lo que en lenguaje del siglo XXI podría denominarse “self user experience”.

Podríamos definir “self user experience” como la experiencia que cada uno de los seres humanos tiene de si mismo. Y de hecho podríamos aplicar las mismas herramientas de design thinking para el análisis y el diseño de nuestro “Mapa de Auto-Experiencia” (“Self Journey Map”) para poder identificar nuestros momentos de la verdad, nuestros momentos WOW y nuestros puntos de dolor. Y a partir de aquí, introducir todas aquellas modificaciones necesarias para que nuestro “Viaje de la Vida” sea aquel que deseamos y que hace que esta tenga sentido para nosotros. Y esto que parece relativamente sencillo cuando lo aplicamos a terceros (usuario, cliente, empleado, …) se torna tremendamente complicado cuando nos sitúa a nosotros como objeto del diseño, porque implica adentrarnos en una serie de reflexiones a las que no estamos habituados.

Las buenas noticias son que este enfoque te permite pasar de un rol pasivo a un rol activo en la gestión de tu propia experiencia de ti, y te lleva a iniciar un viaje con apasionantes etapas para las que te doy unas claves por si pueden servirte de ayuda:

  • Identifica tus momentos de la verdad: ¿qué personas, eventos, situaciones o relaciones son clave en tu vida hasta el punto que lo que ocurra en ella condiciona tu experiencia?.

  • Valora la experiencia que tienes de ti mismo, que sería el equivalente a ¿cómo definirías tu experiencia como cliente o usuario del producto/servicio XYZ?): excepcional, satisfactoria, buena, neutra, insatisfactoria, dolorosa,…..

  • Invierte tiempo en conocerte a ti mismo: para definir una experiencia de usuario memorable, hay que conocer al usuario. Para definir una experiencia memorable para ti, tienes que conocerte a ti mismo … ¿cuáles son tus fortalezas? ¿cuáles son tus puntos ciegos? ¿qué es aquello que no se te da muy bien? ¿cuáles son tus creencias? ¿y tus valores? ¿y tus preferencias de comportamiento? ¿cómo te gusta hacer las cosas? ¿qué situaciones sacan la mejor versión de ti? ¿qué circunstancias te ponen en posición de ataque, defensa o parálisis?.

  • Define tu experiencia de usuario ideal: ¿qué atributos o adjetivos te gustaría que calificaran la experiencia que tienes de ti mismo?.

  • Pasa a la Acción: ¿qué quieres añadir o empezar a hacer para que tu experiencia actual de ti se aproxime lo máximo posible a tu experiencia ideal? ¿que te conviene eliminar o dejar de hacer? ¿qué te interesa mantener?.

Si cuando lees esto te parece complejo, perfecto!! Es que lo es. Venimos a este mundo sin manual de instrucciones, y tenemos dos opciones: quejarnos de lo que nos pasa o convertirnos en protagonistas de nuestra realidad y elegir que queremos hacer con ella. Pasar de Víctima a Protagonista y empezar a documentar ese “manual de instrucciones” único y singular que tenemos cada uno de nosotros para disfrutar de una experiencia de nosotros mismos relevante y memorable que haga que nuestra existencia tenga sentido.

Disfruta de ti.


SUSANA GÓMEZ FORONDA. Experta en Estrategia, Organizaciones y Liderazgo.
Sígueme en Linkedin


Compartir